Línea del Tiempo>>
1917 - 1929
1933 - 1939
1940 - 1949
1950 - 1959
1960 - 1968
1970 - 1979
1980 - 1989
1990 - 1997
2000 - 2006
1917 >>
En la calle El Sol, hoy Calle Páez, dos cuadras por medio del río Cabriales, nace en Valencia el 23 de diciembre, Braulio José Salazar Sánchez, hijo de Braulio Antonio Salazar († 1963) y de María Matilde Sánchez de Salazar († 1951), ambos nativos de Valencia. Braulio José es el mayor de cinco hijos habidos en el matrimonio, le siguen en el mismo orden: Vicenta Matilde, José Ramón, Josefina Esperanza e Ignacio Rafael.
1923 >>

Hace sus primeros estudios hasta completar la escuela primaria en el Colegio Miguel Peña, que regenta el bachiller Francisco José Cisneros, y en el Colegio de los Hermanos Cristianos.
           
Su infancia transcurre en Valencia, en estrecho contacto con la naturaleza, en medio de excursiones casi diarias por las riberas del Cabriales. 
           
Hacia los cinco o seis años de edad, se muda con sus padres a una casa de la calle 5 de Julio, a media cuadra del Cabriales. Ésta será su casa de habitación, y posteriormente, su taller de pintura hasta el año de 1942, cuando contrae matrimonio y se muda a la Calle Carabobo, donde tuvo su segundo taller.              
Su padre, obrero de la fábrica de jabón Las Llaves, de Fray & Compañía, es ascendido de rango en esta empresa y pasa a servir como conductor del camión que se ocupaba de transportar hasta Valencia, desde el vecino litoral de Puerto Cabello, la copra (médula del coco de la palma) requerida por la fábrica.
           

En los continuos viajes que su padre hace al litoral, Braulio le acompaña con frecuencia a través de las rancherías donde se extrae la copra, y mientras se ve obligado a esperar durante las operaciones de carga, observa atentamente la naturaleza, dibuja y se torna solitario y meditativo. Esta experiencia infantil marcará su vocación de artista.
1927 >>

Henrique Heemsen, principal socio de la firma donde trabaja su padre, ha advertido la vocación de Braulio e intercede a favor suyo para que asista a las clases de dibujo de Emma Silveira, educadora valenciana que, según era tradición, había hecho cursos de arte en Alemania. Los tres hijos de Heemsen están bajo la tutela de esta profesora, con quien Braulio recuerda haber estudiado dos o tres años.

Ante el rápido progreso del niño, estimulado por los favorables comentarios que se tejen en torno a la precocidad de Braulio, Heemsen ofrece a los padres de éste enviarle, con todos los gastos cubiertos por su cuenta, a hacer estudios de pintura en Alemania, ofrecimiento del que, contrariando a su hijo, los padres desisten.
1928 >> Durante uno de los viajes acompañando a su padre a Puerto Cabello, Braulio pinta dos pequeñas marinas, que son sus primeras obras al óleo conservadas (Colección del artista). Curiosamente, el género con que se inicia es uno de los que menos ha cultivado. Esto no obsta para no reconocer en estos paisajes de los 11 años, un paso decisivo en la carrera del pintor y un anuncio del lirismo que, al tratar efusivamente el color, caracterizará a su obra futura.
1929 >>

De este año se conoce una cabeza de Cristo que pintó a los 12 años, inspirado en “El Descendimiento” de Arturo Michelena, con cuyas obras comenzó a familiarizarse a través de dos pequeños bocetos que se hallaban en la casa de su padrino, el poeta Tulio Malpica; uno de éstos era la “Entrada de Bolívar a Caracas, 1813” (Colección Luis Eduardo Chávez). Por la misma época, iba con frecuencia a la Catedral de Valencia para admirar las obras murales en lienzo que Herrera Toro había pintado para ese templo; aun no habían sido dañadas por una inundación que ocurrió poco tiempo después y se conservaban en buen estado. Se trata de “Domingo de Ramos”, “La Última Cena” y “La Ascensión del Señor”.

“Lo que más me impresionó en aquella época -llegó a decir Braulio-, eran las pastas y las texturas de Herrera Toro en la Catedral”.
Línea del Tiempo>>
1917 - 1929
1933 - 1939
1940 - 1949
1950 - 1959
1960 - 1968
1970 - 1979
1980 - 1989
1990 - 1997
2000 - 2006